• Redacción 120dB Bogotá

Cínico Lesivo lanza “Nido de serpientes”, una canción que invita a ser tercos por amor




Cínico Lesivo es el proyecto de Andrés Ortega, un colombiano educado en una familia de origen campesino que se formó a partir de valores como el honor y la justicia. Su vida artística se manifestó espontáneamente en la infancia ya que su núcleo familiar permitió esta evolución, pues su abuelo y padre le heredaron y transmitieron el gusto por la ejecución de la guitarra y la composición. Cínico Lesivo nace en 2014 en Bogotá después de sacar a la luz varias composiciones que se guardaban en agendas viejas. Cínico Lesivo le canta a la vida, a las vivencias, a la esperanza y a la lucha, como parte de su estética y crianza campesina, en la que la tierra es el mayor regalo del mundo para los hombres y criaturas.


El Cínico es un personaje que transita por los diversos caminos de la realidad narrando, cantando y musicalizando cada panorama que conoce: el amor, el sexo, el desamor, la amistad, la traición la lucha diaria y cotidiana. Por ello, los padecimientos colectivos sociales como la injusticia, el señalamiento, la exclusión y la discriminación son producto de su inspiración. Interpreta cada papel y el peso lo lleva en unas liricas contundentes y claras, al límite de la poesía que se complementa con sonidos regionales que se sienten familiares para las esquinas de los pueblos colombianos. Es un sonido honesto, unos reclamos justificados al amor y a la realidad, una exploración por las mentiras de la vida y unos efectos viscerales expuestos del paso del tiempo en un país suramericano. Es un sobreviviente apasionado de la vida simple y cantor de barrio. Cínico es el hombre en varias dimensiones y lesivo su contacto con todo, hasta consigo mismo.


“Nido de serpientes” es el nuevo lanzamiento de Cínico Lesivo, en el que retrata la frustración de miles de almas que se levantan con la primera luz del alba y se acuestan con la penumbra luego de una difícil jornada de trabajo y de habitar este mundo cruel y complejo. Es una canción positiva que nos invita a ser tercos por amor a los demás o por amor las metas que nos ponemos personalmente. Es una canción de carácter llena de esperanza, pues siempre habrá una justificación para ser terco y seguir todas las luchas de la vida. Es una interpretación muy colombiana de la fortuna y la tragedia de habitar sus territorios de los rostros anónimos que no llegan a los titulares. "Hay momentos en que "hacer las cosas bien" no basta, en que la injusticia nos vuelve su presa. Hay momentos en que conocemos lo peor de las personas y esta canción pretende acercarse a esas sensaciones", comenta Cínico Lesivo. Acompañando el lanzamiento hay un audiovisual narrativo.


El video relata la vida de un soñador terco, un habitante de los días que casi nunca trascienden, que busca un momento en su condena rutinaria para seguir soñando. Se encuentra con su yo más honesto a cantar y hacer música a pesar de todo y de todos. Un cristo lleno de serpientes metaforiza las experiencias que le ha dado la vida. Los obstáculos y las traiciones que trae el tiempo y las personas, pero se niega a renunciar a esa libertad y esa lucha encarna el sentido de su vida. “Nido de serpientes” hace parte de Abriéndome Paso, un disco de 11 canciones compuestas por el Cínico, producidas en Árbol Naranja bajo la dirección de Pedro Rovetto y Pipe Bravo, masterizadas por Camilo Silva. Las características del disco son heterogéneas y pasan por muchos espectros de la realidad de la vida en Colombia. Sus liricas y sonidos se articulan en un empalme muy fuerte que exponen los pormenores de ser colombiano. Tiene un sonido latino muy sensible que nos relaciona con nuestra idiosincrasia, una percusión muy nuestra y unas guitarras con carácter y melancólicas que describen el panorama sensible del impacto de la vida en el hombre.


La música de Cínico Lesivo es melancolía pura. "En los momentos más tristes de la vida necesitamos desahogarnos y encontrar refugio en nuestra soledad y ahí la música siempre adquiere un sentido trascendental. Mi música es un viaje por una versión de la verdad muy explícita que entra suave por los oídos al anclarse en el folclor. Siempre es un buen momento para escuchar música de cínico lesivo y explorarnos con una dosis de verdad", concluye. Prepárense para este nuevo recorrido musical.



31 vistas0 comentarios