• Ignacio Mayorga Alzate

Con visos de cyber punk, Malalma regresa con “Hay huecos en el alma”


Malalma nació en Bogotá en 2007, integrando sonidos funk, el folclor y el rock en un solo género que bautizaron como latin trip. Sus fundadores, Sergio Arias y Edgar Jiménez crearon una serie de canciones a partir de un concepto multidisciplinario en el que echaron mano de sonido, imagen y sensaciones enfocadas a hacer una reflexión acerca del alma. Su música cuenta la historia de todos a partir de un alma femenina, siempre aprovechando la música para reescribir el contexto, narrando en un lenguaje que es a la vez electrónico, urbano y folclórico. El trabajo de la banda es artesanal, no precisa de grandes herramientas para crear un sonido y una estética que refleja lo urbano en clave de humor negro. Entre sus filas se encuentran talentos que han participado en agrupaciones nacionales icónicas como Sidestepper y Aterciopelados, lo que les ha permitido girar por el mundo, creciendo su sonido. Ahora, el proyecto regresa con “Huecos en el alma”.


“Hay huecos en el alma” narra la historia de un hombre cuya vida transcurre en Bogotá que, como muchas otras ciudades del mundo, está agobiada por el caos, la falsedad, la corrupción y la contaminación. Nuestro protagonista, sumido en un trabajo mecánico, se debate entre el agotamiento, el cansancio y el sopor de los días, en los que su vida transcurre en una monotonía sin fin. ¿Suena familiar? En el camino de su trabajo a la casa, en Chapinero, abajo de la Caracas, ve los monstruos que habitan la ciudad: la basura, los policías corruptos, la mendicidad. En definitiva, un ambiente sórdido que, junto con su trabajo, lo van consumiendo lentamente al punto de volverlo un autómata. Las redes sociales y la televisión son un escape que lo envuelven en una realidad alterna, pero que, en últimas, exacerban esta sensación de sinsentido que lo asfixia hasta que piensa en dar término a su vida. En medio de la desesperación durante un sueño ve a un suicida, razón por la que opta por huir, para lograr buscar en el horizonte la transformación de su vida.


El hombre máquina es un tema central de la narrativa de la ciencia ficción desde hace casi un siglo. Como crítica a un sistema que deshumaniza y tecnifica la producción en detrimento de la identidad humana, se erige la figura de una máquina que es perfecta porque no es falible, pero que ya no razona, siente o expresa. Malalma logra llevar un tema harto explotado en el arte desde antes de Tiempos modernos de Chaplin y emplaza su narrativa en un contexto que nos es propio. A la luz de la pandemia global se ha vuelto cada vez más pertinente reflexionar que nos une como especie antes de qué nos divide del otro. El teletrabajo nos ha convertido en una dirección IP para que, somnolientos, mostremos nuestro rostro sin afeitar y con lagañas a un interlocutor ausente. Frente a ello, vale la pena preguntarnos cómo mejorar nuestro sentido vital, cómo encontrar una pista que le de un valor a este recorrido agotador. Lo cierto es que si queremos caminar rápido tenemos que hacerlo solos. Mas, si queremos llegar lejos, tenemos que caminar juntos. Malalma no para de innovar y de presentarnos canciones pertinentes, enérgicas y emotivas en su recorrido artístico. Escuchen aquí “Hay huecos en el alma”.



74 vistas