• Ignacio Mayorga Alzate

LaTenaz y Burning Caravan unen esfuerzos para “No hay palabras”


Tana Vallejo, LaTenaz, es una artista curtida en el mundo de la música. Después de su exitoso paso por Supervelcro y Flora Caníbal, la artista cuyabra radicada en Bogotá decidió lanzarse en una aventura solista en la que converge su poderosa voz arrabalera con una serie de referentes musicales que le vienen de sus primeros años en la tierra cafetera. Así, imbuida por la ranchera, el tango, el bolero y la canción popular, LaTenaz es una fuerza natural que desbarata con el poderío de su voz montañas, muros y volcanes en su afanosa embestida por encontrar el amor u olvidar a ese mal amado pasado que le destruyó el corazón. Con un rango que oscila con facilidad del susurro al alarido acongojado, LaTenaz logra crear una propuesta estética única en el panorama musical colombiano y nos invita a que le perdamos el miedo a la música popular, atacando posibles prejuicios con su indiscutible talento y la fina factura que hay detrás de cada una de sus canciones.


El año pasado LaTenaz presentó su álbum Canto al amor, del que se desprende su sencillo “Delirio tenaz”, y ahora ha unido esfuerzos con la caravana gitana liderada por Francisco Martí, la Burning Caravan, para un sencillo de su nueva producción. En esta nueva etapa, LaTenaz busca colaborar con otros creadores, explorando la posibilidad de que su poderoso universo poético se expanda con la mirada de otros compositores y arreglistas. Precisamente esa es la historia detrás de su nuevo sencillo, “No hay palabras”, que presentó hace algunos días. La composición fue pensada en un principio como una micro canción que empezó a gestarse años atrás, cuando la cantante empezaba una nueva aventura romántica en la que ambas partes, al final, no convinieron qué esperaba cada uno del otro. Tiempo después la canción se le entregó a Francisco Martí, cantante de la Burning Caravan, quien entendió plenamente el concepto y colaboró en los coros y prestó su propia visión creativa para convertirla en la fuerza explosiva que es hoy. De la misma manera, Javier Ojeda, guitarrista de la Burning Caravan, obró como productor y director musical del corte.


Ojeda ya había colaborada en algunas canciones del primer álbum de LaTenaz y, después de hacer parte de tres producciones de la Burning Caravan, supo concatenar dos universos sonoros para la creación de un lenguaje nuevo en la carrera de ambos proyectos. Así, con algunos miembros de cada una de las agrupaciones, se dio el encuentro en el estudio y el resultado es sobresaliente. La base instrumental (batería, bajo y guitarra eléctrica) corrió a cargo de los músicos de LaTenaz, mientras que la Burning Caravan marca la pauta melódica y los contrapuntos con su particular lenguaje propio. “La canción busca mezclar varios mundos sonoros, ya sea desde Europa hasta una raíz muy latinoamericana evocando el rock en español que marcó a toda una generación”, explica Ojeda. “En ‘No hay Palabras’ logramos fusionar dos voces que, no siendo nada fácil, se encuentran en un poderoso unísono de un coro que se queda retumbando en la cabeza una vez el último acorde se convierte en silencio”.


“No hay palabras” muestra el poderoso rango de cada uno de los cantantes. LaTenaz explora un ámbito más calmo en las primeras estrofas, mientras que Martí deja a un lado por momentos el histrionismo que caracteriza sus producciones. El coro es una explosión poderosa en la que el acordeón como guía melódico sobrecoge y enternece. Aunque la canción plantea un escenario desolador, es una conversación emocionante y dinámica que expresa algunos de los lados más frágiles del alma humana. Musicalmente tiene lo mejor de ambos proyectos, a la vez que evidencia una evolución interpretativa en ambas partes que denotan la experticia de años tanto de LaTenaz como de la Burning Caravan. “Trabajar en colaboración con la Burning Caravan ha sido una experiencia maravillosa, compartí mis entrañas y las transformamos en una canción muy divertida que, aunque habla de perder en el amor, nos levanta de la silla y nos hace mover la cabeza”, explica LaTenaz. “No hay Palabras” es un nuevo punto de partida para el nuevo trabajo musical de LaTenaz, en donde espera experimentar y trabajar con diferentes artistas y productores, teniendo siempre claro y presente la participación de sus músicos y de los productores con quien ya ha trabajado. Lléguenle a “No hay palabras” de LaTenaz con la Burning Caravan pues, aunque estén perdiendo en el juego del amor, esta es una victoria total en la música local.




53 vistas