• Ignacio Mayorga Alzate

Los carrangomelos regresan para satirizar sobre la cultura del atajo a ritmo de carranga


En un país como Colombia el refrán es ley, pese a su falta de rigor científico, si rima, aplica. Ante esa verdad, quizás no haya uno más peligroso que el que reza que “el vivo vive del bobo”, pues permite la cultura del atajo, la mentira y la trampa justificada en nuestra cultura endémicamente perezosa y poco empática. Por eso no es sin emoción que recibimos el nuevo esfuerzo de los carrangomelos, un grupo de carranga joven formado en Bogotá, pues es una sátira mordaz e hilarante sobre aquellos nefastos personajes que no respetan la fila, las normas ni los estándares básicos de cultura. “Solo fue una vez” llega en medio de la crisis para divertirnos con sus múltiples ejemplos de cómo nos saltamos la norma, aunque para algunos solo sea en una ocasión.


Los carrangomelos se juntaron hace varios años en la Universidad Javeriana para continuar una línea inquietante de nuevos creadores que han encontrado en la música de herencia boyacense una alternativa para presentar sus composiciones, siendo los Rolling Ruanas y Velo de oza los referentes más destacados. Desde entonces se han convertido en habituales de fiestas en poblados y municipios, además de haber lanzado en 2019 su primer álbum, Animalario carrangomelo. Precisamente de este lanzamiento es que se desprende “Solo fue una vez”, canción en la que Nicolás Sadovnik reúne varios vicios de la cultura nacional en un personaje que se las ingenia, una y otra vez, para saltarse la ley: sobornando a un policía, haciéndose pasar por cojo en la fila del banco o bebiendo y manejando. Esta divertida canción, además de retratar con inteligencia las dinámicas de la cultura de la trampa, demuestra cómo muchas veces en nuestro país el más “verraco” o el más “vivo” se convierte en el ser más respetado por incurrir en malas conductas y, a pesar de todo, salirse con la suya.


El lanzamiento del cuarto sencillo de Animalario carrangomelo llega acompañado de un videoclip animado e ilustrado por Javier Leonardo Fernández, también conocido como Monkey the Human. En el video un lagarto de nombre Caimañoso Ladino se las ingenia para burlarse todos para triunfar a través de la trampa. Sin embargo, no todo saldrá bien para el tramposo protagonista pues, al final, el que la hace la paga. Aunque no rime. Los carrangomelos no tienen nada que probar más que su amor sincero por las músicas de cuerdas autóctonas de su país, mismas que llevaron a Jorge Velosa y a Javier Moreno Forero a formar un género llamado carranga que, irónicamente, explicaba una práctica tramposa (y poco higiénica) de algunos propietarios de reses en Boyacá. Con este mapa de ruta, su música se convierte en una oportunidad apropiada para conocer parte de la rica tradición musical de Colombia. También, para reírnos de nosotros mismos. No dejen de escuchar “Solo fue una vez” de Los carrangomelos. Y pilas pues, que no siempre tendrán tanta suerte.



58 vistas