top of page
  • Foto del escritorIgnacio Mayorga Alzate

Salt Cathedral reflexiona sobre la virtualidad en “cellphone”


Con más de una década de actividad, el trabajo de Juliana Ronderos y Nicolás Losada ha dejado una impronta importante en las nuevas formas del pop electrónico latinoamericano. Con la formación de Salt Cathedral el dúo se ha hecho un espacio importante en la movida independiente de los Estados Unidos y ha llegado a importantes plazas en nuestro país como el Festival Estéreo Picnic y el Festival Rock al Parque. La tarima privada y la tarima pública más importantes de Colombia generalmente no comparten el mismo criterio curatorial, por ello destaca ambas participaciones en la configuración de un espectro de escucha amplio y diverso. Así mismo, desde la publicación de su EP autotitulado de 2013 la banda ha venido lanzado juiciosamente una serie de sencillos que los han llevado a conquistar, paso a paso, la escena independiente. En 2020, después de un cuidadoso proceso de depuración y curaduría, la banda presentó CARISMA a través de Ultra Records, acompañado de una serie de remixes pandémicos de canciones que, a la luz del encierro, mutaron en cortes minimalistas, sintéticos e inteligentemente producido. Ahora, Salt Cathedral se prepara para un segundo álbum en el que continúan explorando las formas de lo humano en el momento de las máquinas y las pantallas.


A finales del año pasado el dúo de bogotanos con sede en Nueva York presentó “cellphone”, una canción intimista con aires introspectivos en la que Ronderos reflexiona sobre la manera en la que nos hemos convertido en editores y curadores de nuestra propia identidad, perdiéndonos en un lugar que no existe llamado ciberespacio en el que pasamos más tiempo del que le permitimos a nuestro cuerpo sentir el contacto con lo externo. “He estado tratando de reconciliar mi relación con las redes sociales y el Internet en general”, explica Ronderos en un correo enviado a sus seguidores. “Encuentro que, con demasiada frecuencia, aceptamos información breve y ofrecemos información breve. Nuestras interacciones modernas están diseñadas para intercambiar ideas profundas por pensamientos y opiniones superficiales y efímeros. ¿Cuándo fue la última vez que leíste un artículo de reflexión completo, un libro? ¿Te sentaste y leíste las notas de un álbum o el texto de ese libro de arte que está en tu mesa de centro?”.


Aunque la canción apareció en noviembre del año pasado, resulta importante como reflexión a la luz de lo que el dúo está buscando explorar en el 2024. “Entré en 2024 con la intención de encontrar el equilibrio entre la esperanza y el cansancio. Generalmente tengo más preguntas que respuestas y, aunque me parece apremiante y existencial, también es reconfortante sentir curiosidad, sed de conocimiento y el deseo de asimilarlo todo, como un niño que descubre el mundo”, explica Ronderos en la introducción de su comunicación, que sirve para avisar el lanzamiento la próxima semana de “Terminal Woes”, que continuará sumando apreciaciones estéticas y poéticas al sonido hipnótico del dúo bogotano. Adicionalmente, quienes pre-guarden el sencillo en su plataforma favorita de streaming podrán participar en un sorteo para recibir una de las ediciones en vinilo de CARISMA. Con este gesto sencillo Salt Cathedral extiende una invitación por valorar, aunque sea de manera simbólica, los esfuerzos de los que crean y conectan a los individuos a través del arte y la canción. Es hora de guardar los teléfonos en las presentaciones, editar la realidad en historias de 30 segundos y vibrar con las canciones en vivo, sin que nadie se entere.



42 visualizaciones0 comentarios

Yorumlar


bottom of page