• Ignacio Mayorga Alzate

Surcos regresa con un hermoso videoclip colaborativo


Surcos es quizás una de las bandas más conmovedoras de la nueva línea de artistas independientes que, día a día y a través del esfuerzo, han venido construyendo una sólida base de fans a partir de la auto gestión y el cariño por la profesión del artista. La banda liderada por Juan Felipe Ochoa se ha venido haciendo un nombre propio en la radio independiente desde hace varios años y en 2017 publicó su debut discográfico, Tiempo. En él los músicos exploraban una serie de momentos que hacen parte del difícil ejercicio amoroso mientras que sus letras hablaban del recuerdo, del peso de las imágenes almacenadas en la mente con toda la melancolía del sepia que traza la huella perdida de un beso dado hace mucho tiempo. Las armonías alegres de su folk accidental contrastaban entonces con un retrato sombrío pero agradecido de un amor ausente, de una persona que tomó nuestra mano para luego irse, ayudándonos a crecer en el proceso y tras su partida. Era un disco de reconciliación bellísimo y una aventura sonora que logró que Surcos se integrara como líder de una nueva línea de creadores que, desde el pop, abordaban lugares comunes para reestructurarlos, deconstruirlos y reimaginarlos. Este año la banda presentó, después de una gira por Argentina y Uruguay, “Sígueme”, su sencillo más pop a la fecha. Ahora, después de meses de promoción, Surcos presenta un videoclip colaborativo lleno de esperanza.


“Sigueme” mantiene la línea instrumental optimista que caracteriza el sonido brillante de Surcos, aunque ya desde el inicio presenta una serie de elementos nuevos que enriquecen su propuesta. Atmosferas poperas se entretejen con la guitarra de Ochoa, quien permite que su voz se vea intervenida por efectos de producción para darle un nuevo aire a la música. Sofía Montenegro presenta un acordeón nostálgico que se concatena luego a un charango tímido y coqueto antes de un coro cantado en sílabas para coincidir sobre los compases. Dentro de los momentos de la canción, nos encontramos con una nueva identidad sonora de Surcos. Ahora se nos presenta una banda que está tan cómoda con las virtudes de su interpretación que se permite jugar con nuevos lenguajes para que sus canciones lleguen más lejos en el escalafón comercial, conquistando nuevas audiencias en el proceso. La canción retrata el momento difícil y edificante del cambio en una relación. Es un mensaje de esperanza que reconoce que estamos siempre en transformación y que las cosas estáticas carecen de magia. Inspirado por una relación afectiva, principal musa de Ochoa, el músico crea una invitación a caminar juntos pese a las circunstancias.


El videoclip de Surcos reunió a más de cincuenta personas que, desde sus casas, participaron en una dinámica colaborativa en la que pudieron, de manera virtual, conectarse con la canción y entre ellos. Siguiendo el movimiento de una pelota mágica alrededor de una casa enorme y llena de fantasía, los participantes del clip, amigos y fans de la banda unieron esfuerzos para lograr un ejercicio creativo en el que muchas manos se ven envueltas. Ochoa, Gabriel Leaño (director del clip) y Júlia Puig (directora de arte e ilustradora), tenían una idea de videoclip completamente diferente antes de la cuarentena, con una producción más grande, donde se incluían actores y varios recursos cinematográficos. La emergencia sanitaria no evitó que los creativos se reinventaran y, en una dinámica similar a la que empleó la banda con el videoclip de “El mundo entero”, invitaron por redes a todos quienes quisieran unirse al proyecto. Puig, desde Barcelona, ilustró varios espacios de una casa para que al final Leaño organizara todo el esquema y lo animara, uniendo de paso los videos de todos los fans de Surcos que desearon participar en el videoclip.


“Sígueme” continúa una línea colaborativa que desdibuja la frontera entre fans y banda. Desde el principio de la carrera de Surcos, la banda ha sido constante en involucrar a sus oyentes con sus proyectos, permitiéndoles construir la narrativa de la banda a la vez que disfrutan de las composiciones de Ochoa y compañía. Surcos se ha enfocado en crear música honesta, divertida y con espíritu. Sus canciones son un buen complemento para esta cuarentena eterna, pues abren una ventana para que entre la esperanza, la compañía del otro y la solidaridad entre hermanos. Por eso, el clip es tan pertinente como metáfora visual. No dejen de disfrutarlo aquí.


26 vistas