• Ignacio Mayorga Alzate

El alcalde morcilla, psicodelia con sentido



El alcalde morcilla se toma muy en serio el proceso de crear canciones. Y, aunque su metodología sorprenda en un momento en el que las fórmulas que rigen el mercado son abusadas una y otra vez, su apuesta por la construcción de un sonido sincero funciona. Este trío capitalino lleva varios años experimentando con una gama variada de sonidos e influencias, lo que se traduce en la consolidación de una estética mutable y experimental en la que la improvisación, el azar y el diálogo generan raras joyas sonoras. Pareciera como si la banda se hubiera tomado en serio la mirada de la belleza convulsa del surrealismo y encontrara en sus recorridos esos resquicios por entre los que se filtra la magia del mundo dormido. El alcalde morcilla no tiene miedo de proponer canciones largas, de jugar con un abanico extenso de influencias, de proponer una música distinta. A propósito de su próxima presentación en Rock al Parque hablamos con este inteligente y versado trío.


Para comenzar, me gustaría conocer un poco sobre el origen de la banda y el nombre. Tengo la idea de que pretende ser una forma de cuestionar las figuras de autoridad desde la ironía, pero puedo estar equivocado.


Desde el punto de vista colectivo, con el pasar de los años el Alcalde Morcilla ha transformado sutilmente la manera en la que se ve a sí mismo. Aunque se mantiene siempre una filosofía y forma de interpretar la realidad constante, aunque no tenga nada que ver eso define mucho el nombre, la respuesta correcta para nosotros siempre será: entropía.





En la propuesta musical de la banda hay varias identidades musicales en diálogo, ¿cómo nace el sonido de El alcalde morcilla?


En un inicio, en el proyecto siempre se quiso experimentar e improvisar, incluso se podría decir que al comienzo se buscaba un acto inspirado en el performance. Músicos como Frank Zappa o artistas incluso de la música aleatoria y concreta, nos dieron inspiración, pero pronto el sonido se ha convertido en una búsqueda psicodélica, mucho Pink Floyd, Spinetta, Beatles, Miles Davis, Chick Corea, Chet Baker, Fela Kuti, Nina Simone, Jimi Hendrix y muchos más que harían esta lista interminable, comprenden el número de influencias que nos mueven y nos dan inspiración para satisfacer nuestros gustos y aspiraciones musicales. Con el tiempo serán más.


Llama también la atención del proyecto que construyen canciones largas, que transitan por varios estados de ánimo y que proponen una suerte de viaje para el escucha. ¿Cómo entiende la banda la idea de la introspección?


Nos encanta conocer, saber más de nosotros y de la existencia. La música es algo que, hoy, nos resulta muy difícil darle un significado específico. Lo mejor que se encuentra a eso es simplemente ponerse a tocar canciones, entonces ahí la introspección hace lo suyo, podemos pasar horas pensando en un acorde y sacando lo que creamos posible para ese acorde en un determinado momento, sumado a todas las influencias citadas. Esto hace que nuestras canciones transiten por lugares llenos de improvisación y una búsqueda de algo que no sabemos aún que es.


Hablemos también sobre la figura de la experimentación y la improvisación en la banda.


Lo es casi todo para nosotros, de ahí nacen todas las ideas, la música no tendría significado sin la idea de poder dejarse ir por los sentidos y ser uno mismo.


Cuéntenme de Relatos de la morcilla. ¿Por qué era importante grabarlo en bloque?


Solo queríamos grabarlo así, fue un proceso muy lindo, hicimos muchos simulacros de grabación, eso nos pulió bastante, entonces buscábamos recrear el sonido crudo y primitivo de nuestros primeros días, traer al estudio lo que hacíamos en jams o presentaciones era lo más importante entonces.





Siento que las canciones tienen una plétora de detalles en la mezcla que las convierten en joyas muy interesantes. En ese sentido, ¿cómo traducen la experiencia del estudio a la presentación en vivo?


Como ya es bastante evidente nos gusta mucho cambiar y experimentar, tenemos hasta ahora publicado un álbum de estudio y las canciones de este están enfocadas para que se sienta la experiencia de vernos en vivo. Sin embargo, grabar en estudio y tocar en vivo para nosotros son dos experiencias totalmente distintas. Existe un contraste con las canciones que hemos grabado para nuestro segundo material discográfico, las cuales tienen muchas capas sonoras, ya que hicimos todo lo contrario al primer disco: nos metimos en un estudio y grabamos montones de tomas, arreglos y variaciones por separado. Eso creó un ambiente nuevo que rompe con nuestra forma de ver las actuaciones en vivo, ya que se encuentran nuevas maneras de interpretar la música que grabamos.

¿Qué significa para la banda estar en una tarima en la que la presencia predominante es la de proyectos colombianos para este Rock al Parque?


Todos los artistas que compartirán tarima con nosotros ese día son muy importantes para nuestro proceso. Han sido inspiración y un aprendizaje increíble para nosotros, ya hemos compartido charlas y conocimiento con ellos, pero nunca escenario. Así que nos sentimos honrados y muy emocionados de compartir tarima con músicos tan increíbles para nosotros.


Por último, hablemos un poco del álbum que viene, luego del EP de su presentación en Noisesesion. ¿Qué podemos esperar de este próximo trabajo?


Como ya lo adelantamos por ahí, tenemos un segundo material discográfico, el cual decidimos ir por otro lado muy distinto dentro del estudio, pero manteniendo nuestra esencia de improvisar, experimentar, y buscar respuesta a preguntas que nos hacemos todos los días, se han convertido en crónicas de alguna época, que no muy distante a tiempos actuales se mantienen muchas preguntas y dudas existenciales.





52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo